Buscar: en:
Facultad de Ingeniería

Aspirantes

Reseña histórica

En Colombia

En Colombia, los valores de la nueva clase social Antioqueña de la década de 1880, conformada por mineros y comerciantes, cuya posición social no se basaba en los privilegios del Estado, sino en sus realizaciones materiales efectuadas en los más diversos campos, aparte de las grandes transformaciones económicas, políticas y sociales del país de ese entonces que tuvieron especial repercusión en Antioquia trajeron como consecuencia la creación en 1888 de la escuela Nacional de Minas de Medellín.

El propósito principal de este centro de estudios, fue proporcionar al país la nueva clase dirigente, de enfoque moderno y lo suficientemente capacitado para contribuir con el trabajo nacional. Los nuevos cuadros dirigentes que iba a formar la Escuela deberían enfrentar la dirección de las empresas públicas y privadas, como un problema técnico y propender por una organización más racional.

La Orientación ética y técnico-administrativa dada por esta Institución a sus ingenieros en la primera mitad de este siglo, se convirtió en factor determinante del proceso de industrialización de Antioquia y del Proceso de surgimiento de las diversas profesiones de Ingeniería que en el país se han configurado.

Específicamente en lo que tiene relación con la aparición de la Ingeniería Industrial, ésta tiene sus orígenes en el enfoque administrativo, utilitarista y práctico infundido a los ingenieros educados en la Escuela, lo que les permitió a sus egresados y no de manera casual ocupar cargos directivos de las principales empresas públicas y privadas del país.

Se destacan especialmente, entre otras, las contribuciones realizadas por los ingenieros Alejandro López, Mariano Ospina y Joaquín Vallejo Arbeláez, en los avances preliminares que antecedieron a la presencia formal de la Ingeniería Industrial en Colombia.

En 1935 Joaquín Vallejo Arbeláez, estudiante de último año de la Escuela y director de su revista universitaria, presenta un proyecto para la creación de una Facultad de Ingeniería Industrial en la misma institución, dada la creciente proporción de Ingenieros en puestos de administración y dirección así como de empresarios privados y como respuesta al inminente desarrollo industrial que se veía venir para el país. En efecto, un estudio de ese año revelaba como el 24% de 168 egresados de la Escuela ocupaba cargos directivos en la industria y comercio, y un 26% en oficios de administración pública. A pesar de que la idea no fructificó en su momento, Vallejo Arbeláez se adelantó mas de 20 años a la idea de creación de la carrera de Ingeniería Industrial en el país.

Empresas como el Ferrocarril de Antioquia, las Empresas Públicas de Medellín, la Federación Nacional de Cafeteros, Coltabaco, Bavaria, Cervecería Unión, Coltejer, Pepalfa y Everfit, fueron los primeros laboratorios donde los ingenieros de la Escuela pusieron en práctica los principios de la administración científica con miras a obtener la racionalidad económica.

Otros como Cementos Argos, la Siderúrgica de Medellín, Cementos del Valle y Cementos el Cairo, fueron creados gracias a la iniciativa de ingenieros de la Escuela como Julián Cock.
En 1958 se realiza el primer seminario de Administración Científica, promovido por empresario antioqueños, y a partir del cual se crea el Instituto Colombiano de Administración - INCOLDA - y se da inicio a un nuevo proceso de diferenciación de la Ingeniería (así como antes había tenido lugar el surgimiento vía diferenciación de las ingenierías Química, Geológica y de Petróleos) que dió como resultado la creación de la Carrera de Administración Industrial de la Facultad de Minas, ahora anexa a la Universidad Nacional, Seccional de Medellín.

Posteriormente, este programa inicialmente concebido como de avanzada para ingenieros graduados y para estudiantes de Ingeniería que hubiesen completado su tercer año de estudios, se convirtió en un programa regular de cinco años, con las mismas directrices iniciales, que a partir de 1961 confería el título de Ingeniero Administrador.

En 1959, se crea la primera facultad con el nombre de Ingeniería Industrial de la Universidad Industrial de Santander (UIS) organizada por Ingenieros Egresados de la Escuela de Minas y en 1960 se crea en Medellín la Escuela de Administración, Finanzas y Tecnologías - EAFIT -. De esta manera, el aparato universitario del país respondía a la demanda de la industria que desde muchos años antes venía aplicando los métodos que habían revolucionado la organización del trabajo: la descripción de oficios, tiempos y movimientos del trabajador, medida precisa del costo de cada operación y establecimiento de estándares de trabajo e incentivos de producción. Esta iniciativa florece y dá lugar mas tarde, entre otras cosas, a la fundación de la Escuela de Economía Industrial del Gimnasio Moderno de Bogotá. Posteriormente, este programa pasó a la Universidad de los Andes.

En 1960 se establece la carrera completa de Ingeniería Industrial en la Universidad de los Andes.

En la década de 1970 a 1980 se crean trece programas de Ingeniería Industrial; seis de ellos en centros públicos y los restantes en privados.

Entre 1980 y 1990 se establecen siete programas adicionales dos de los cuales son de carácter público, los cuatro restantes programas existentes en el país, del total de 26 se han creado después de 1990.

En la Javeriana

En 1950, durante la rectoría del Padre Emilio Arango, S.J. (1950-1955), y gracias al entusiasmo del Padre Carlos Ortíz, S.J. y a la colaboración de ilustres Ingenieros graduados en la Universidad Nacional de Colombia, se creó la facultad de Ingeniería Civil.
Diez años después de la creación de la facultad de Ingeniería Civil, el Rector en ese entonces, P. Jesús Emilio Ramírez, S. J. (1960-1966), y el Consejo General de la universidad, crearon la facultad de Ingeniería Electrónica.

Durante el decanato del Ingeniero Mario Jiménez Cadena se creó la Carrera de Ingeniería Industrial, administrada conjuntamente con la de Ingeniería Civil. En 1971, siendo Rector el Padre Alfonso Borrero, S.J. (1970-1977) y Decano el Ingeniero Alvaro Silva Fajardo, se matricularon los primeros alumnos. Correspondió el primer título en esta especialidad al estudiante Jaime Acosta Cleves, graduado el 23 de enero de 1976. El primer director de la carrera, nombrado en 1972, fue el Ingeniero Ciro Lozano Manrique. Le sucedieron los Ingenieros Hernando Cáceres SanMiguel, Oswaldo Schaefer, Evilario Navarro, Pilar Cabrera, Catalina Martínez de Rozo, Cecilia Silva de Silva , Ricardo Bermúdez Rubiano, Leonardo Quintana Jiménez, Carlos Eduardo Muñoz Rodríguez, Clara Marcela Cuevas Garavito y actualmente Jorge Alberto Silva Rueda
En 1979 se efectúo la Integración de la Facultad de Ingeniería con los departamentos de Ingeniería Civil, Ingeniería Electrónica e Ingeniería Industrial. En 1992 quedó conformado el Departamento de Sistemas.

En el año 1995, se modificó la estructura de la Carrera y se creó el Departamento de Procesos Productivos.

En el año 2009, el Departamento retoma el nombre de Departamento de Ingeniería Industrial.