Buscar: en:
Facultad de Arquitectura y Diseño

Marco legal (del patrimonio cultural)

El Patrimonio Cultural, más que una disciplina, es un campo de actuación cuyos lineamientos se rigen primordialmente por marcos legales y recomendaciones formuladas, primero desde diferentes organismos europeos (originariamente) y socializados en reuniones internacionales, y luego centralizadas bajo la UNESCO, por instituciones como el Centro de Patrimonio Cultural Mundial, ICOMOS, ICCROM, UCEIN y otros. Estos mismos organismos son los que a su vez han incentivado la adhesión a las Convenciones multilaterales y los Acuerdos Internacionales y a la adopción de las recomendaciones señaladas en las Cartas Internacionales, en procura de preservar los bienes culturales representativos de cada nación. Para una mayor efectividad, así mismo se promueve el desarrollo legal interno en cada país de medidas para garantizar esta protección, acorde con sus particularidades.

Es así como, en los países que han adoptado estas recomendaciones, desarrollan leyes y decretos específicos referidos al patrimonio cultural, y es en éstos donde se define qué comprende y cómo ha de manejarse. En Colombia, pueden citarse dos leyes como las que primordialmente han señalado este campo de actuación: la Ley 163 de 1959 y la Ley 397 de 1997 (y su posterior modificación en la Ley 1185 de 2008).

Esta más reciente legislación, la Ley 1185 de 2008 (que modifica la Ley 397 de 1997), y los consiguientes Decretos Reglamentarios, el 763 de 2009 que orienta el desarrollo de las políticas, programas y planes de acción del Patrimonio Material y el 2941 de 2009 para el Patrimonio Inmaterial, busca nuevamente redefinir el campo de actuación del patrimonio cultural, insistiendo en el papel que juegan las diferentes disciplinas y, así mismo, establece aspectos procedimentales, específicamente orientados al manejo, protección y salvaguardia de los bienes y expresiones culturales. Parte de estas modificaciones han sido fruto de presiones originadas desde la academia y desde los entes territoriales, así como de las discusiones en el ámbito internacional.

En concordancia con este marco legal, pero también en respuesta a las dinámicas culturales que se desenvuelven actualmente en el país (los movimientos sociales y étnicos, la reivindicación de identidades culturales, los nuevos planes de ordenamiento territorial, la incorporación de categorías más complejas del patrimonio cultural), es pertinente generar desde la universidad espacios de reflexión que permitan el estudio, deliberación y evaluación de las condiciones del patrimonio cultural en el país, de cómo pensar y representar a la nación, de cómo manejar y actuar sobre ese patrimonio y el entorno en que se encuentra, de cómo generar espacios de participación y proyectos para su sostenibilidad, y con ello contribuir desde los programas académicos en el reconocimiento de la multiculturalidad y el fortalecimiento de los procesos territoriales en éste campo.